Círculo perfecto en una pizarra con tiza

Este profesor del Glebe Collegiate Institute de Canadá consigue, ante el asombro de sus alumnos, dibujar un círculo perfecto a mano alzada en la pizarra con su tiza. Se llama Alexander Overwijk, y no es una habilidad innata que tenga, sino que ha tenido que practicar mucho:

Por lo que parece, incluos el Papa Benedicto envió a alguien a Tuscany para averiguar qué tipo de hombre era aquel que pintaba círculos perfectos solo con sus manos, ya que quería pintar en S Peter's.

Más sobre esta historia en The Proceedings of the Athanasius Kircher Society



Etiquetas: ,